¿Tóxico yo? ¿Tú? ¡Tururú!

Si piensas que soy tóxico o si crees que alguien piensa que eres tóxico, solo tienes que darte cuenta que quien cree eso eres tú. Yo no puedo pensar por ti ni puedo hacerte nada a ti, igual que tú no puedes hacerme nada a mi.

Lo único “tóxico” aquí son nuestros propios pensamientos.

[Total: 1   Promedio: 5/5]