QUIERO CAMBIAR PERO NO MUCHO

Los seres humanos queremos ser felices pero sin que se altere mucho nuestra vida. O sea, cambiar unas cositas para seguir viviendo nuestra vida miserable y triste, pero sin que duela tanto.

Y eso, amados míos, no es posible, pues no se puede vivir desde el miedo y desde el A-MOR a la vez.

Cuando somos conscientes de que nos levantamos por la mañana sin ser absoluta o plenamente felices, nos damos cuenta de que tenemos que cambiar, porque ya ha quedado claro que la responsabilidad de todo lo que no me gusta, tiene que estar en mi, pues soy el único factor común en todas mis experiencias y relaciones.

Pero cuando cambiamos, cambiamos totalmente. No podemos cambiar cuatro pensamientos y ya está. O CREERNOS zen y hacer como si nada nos importase. Ese cambio supone saber que todo lo que he CREÍDO de mí mismo no existe, y que todo lo que CREO sobre el mundo, las personas y las relaciones, no es real y está basado en el miedo.

Por lo tanto, he vivido desde el miedo, CREYÉNDOME que soy ese manojo de imperfecciones, errores y anomalías, sin saber que soy todo el A-MOR del universo encerrado en este cuerpo. Y al abrirme a esa posibilidad, todo lo que era y todo lo que CREÍA, caen y desaparecen, dejándonos ante el vacío de descubrirnos totalmente.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]