Por favor, ¡PROVÓCAME! Gracias

Solemos responsabilizar a los que nos provocan de lo que nos hace sentir su provocación, sin permitirnos ver que eso que despierta su provocación no es causado por esa persona, si no que son emociones o sentimientos que tenemos dentro de nosotros y no atendemos.

Los provocadores son un regalo maravilloso que la vida nos ofrece para que podamos vernos a nosotros mismos.

Besos

[Total: 1   Promedio: 5/5]