La culpa no existe, el pecado tampoco, ¡No (te) condenes!

La culpa no existe, aunque la usemos constantemente para mantenernos en este sufrimiento constante que creemos que debe ser nuestra vida; aunque la usemos para no enfrentarnos al dolor tan grande que sentimos por no ser felices, por no saber quienes somos ni que hacemos aquí.

Lo único que existen son errores que hay que atender y correcciones que hay que aplicar para eliminarlos. Solo sintiendo el amor dentro de nosotros, desterraremos el miedo que domina nuestra vida y que ha dado sentido a nuestro sistema de pensamiento falso.

Alguna vez alguien te ha declarado culpable de algo que le ha sucedido o que has hecho y ha juzgado como malo y te has sentido feliz o liberado?

Alguna vez alguien ha puesto en evidencia un “pecado” que has cometido y no te has sentido culpable, te has sentido feliz?

Alguna vez has culpado a alguien de algo que te pasaba y te has sentido plenamente feliz para el resto de tu vida?

Alguna vez has puesto en evidencia un “pecado” cometido por alguien y has sido Feliz?

Alguna vez has condenado a alguien y has sentido felicidad más allá de ese momento? Ha liberado los efectos que creías sentir por lo que había hecho esa persona?

Sin embargo, esa persona muchas veces si cree sentirse liberada porque recibe lo que cree que merece y eso parece darle un sentido a su vida

[Total: 0   Promedio: 0/5]