El odio de querer.

Cuando queremos algo es porque nos sentimos separados de esa cosa, sentimos que no la tenemos, y queremos poseerla o tenerla cerca para que cubra nuestras necesidades.

Cuando queramos algo o a alguien, en realidad estamos despreciándolo y a nosotros también; estamos odiando y odiándonos pues no reconocemos lo que somos; y estamos condenándonos y condenándolos al sufrimiento de no poder cumplir las necesidades y requerimientos del otro.

El miedo desde el que nos programaron mentalmente, nos lleva siempre a buscar el A-MOR fuera de nosotros. Nadie nos enseñó a encontrar y sentirlo en nuestro interior, pues somos A-MOR y venimos de Él, y es todo lo que somos. Buscar fuera de ti lo que tú eres es despreciarte, es odiar lo que eres y rechazarlo. Lo mismo que cuando eliges a ese ser humano que tiene que satisfacer las necesidades que no necesitas y darte el A-MOR que ya tienes. Lo estás despreciando y odiando, condenándolo a una tarea imposible y dolorosa en grado extremo.

Sólo abriéndote a amar de manera incondicional y pura, evita que nadie tenga que hacerte feliz, pues al reconocerte como el A-MOR del universo, solo puedes expandirlo desde ti hasta todos, disfrutando de compartirlo y sin necesitar nunca mas mendigar lo que ya tienes.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 0   Promedio: 0/5]