EL LETARGO DEL MIEDO

Vivimos hibernando nuestra vida en lugar de viviéndola, en un letargo que se extiende por todo el tiempo mientras estamos programados desde el miedo. Es como cuando estás dormido y te quieres despertar pero tu cuerpo no se mueve. Así estamos en nuestra vida, con nuestro ser queriendo vivir y el miedo frenándonosla y obligándonos a tener un hilito de vida minúsculo que sufrimos y tenemos.

Mientas el miedo sea el eje de nuestra existencia programada, no estamos viviendo nuestra vida en absoluto sino evitando vivirla por miedo a perderla. ¡Menuda paradoja! Debe ser como los versos de Santa Teresa: Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero…

Cuando conseguimos soltar el miedo y vivir desde el amor, despertamos del letargo y empezamos a vivir nuestra vida, no lo que hemos CREÍDO que vivíamos cuando en realidad dormíamos.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]