DIOS NI APRIETA NI AHOGA

Siempre estamos buscando quien tiene la “culpa” de lo que me pasa porque no sabemos quienes somos, de donde venimos ni porque estamos aquí. Entonces, cuando vivimos situaciones que hemos CREIDO insoportables, pensamos que se nos está poniendo a prueba cuando la vida nunca nos pone a prueba, sino que nos brinda experiencias para poder aprender de ellas.

Todo lo “negativo” o “positivo” de cada experiencia, lo pone nuestra mente programada desde el miedo, que solo puede ver caos y destrucción en lugar de evolución y transformación. Y es que es muy difícil verlo mientras estemos programados porque nuestra mente nos hace dar vueltas en círculos viciosos aunque nosotros CREEMOS que avanzamos hacia algún sitio.

Lo que aún no sabemos es que nosotros decidimos vivir lo que vivimos y que tan solo el miedo que nos domina, hace que nuestra mente no nos permita ver esa experiencia presente como una oportunidad en lugar de cómo un evento repetido del pasado en el que vivimos anclados.

Cuando sueltas el miedo, este se disuelve y desparece, junto con el pasado, permitiendo que el A-MOR que somos sea nuestra presencia activa y amorosa, y entonces ya no hay nada que venga a doblegarnos sino a prepararnos.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]