CAZADORES DE CUERPOS

La CREENCIA en que estamos separados de todos, nos hace ver cuerpos separados de nosotros y nos dedicamos a querer conquistar cuantos podamos para así sentirnos menos solos de lo que nos sentimos con nosotros mismos.

Le damos al cuerpo responsabilidades que no tiene y le culpamos por ellas. CREEMOS que es el cuerpo quien nos hace sentir lo que sentimos y que es el responsable de nuestro dolor y nuestras enfermedades, sin poder ver qué es solo nuestro vehículo aquí. Del mismo modo, es el culpable de nuestra felicidad o sufrimiento, y por eso le castigamos, sin saber que todo eso que sentimos procede de nuestro interior. El cuerpo no es responsable de nada sino que sigue al pie de la letra nuestras decisiones y ordenes mentales.

Pero mientras pensamos que somos un cuerpo, todo lo tenemos que encontrar en otros cuerpos, y ahí empieza la cacería. Para tener amor, capturo uno o más cuerpos para que me amen y poderme sentir amado; si quiero amistad, capturo la mayor cantidad de cuerpo para poder sentirme importante y parte de un grupo, para mis compañeros de trabajo, jefes, compañeros de gimnasio, etc., hago lo mismo. Y exijo a todas esas capturas que me hagan feliz a tiempo completo o les castigo con mi abandono o rechazo.

Sólo cuando el ser humano es capaz de reencontrarse con su ser y descubre que tiene en su interior todo el A-MOR que busca desesperadamente, y por tanto toda La Paz y felicidad que tanto ansia; sólo entonces puede tener relaciones santas con el resto del mundo pues ya no necesita atesorar cuerpos ya que puede sentirse unido a todoas en unicidad y disfrutar del encuentro sin necesidad de atesorar cuerpos, sabiendo que no hay separación posible.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]