Casi siempre, NO HACER NADA es la mejor opción.

Vivimos haciendo y haciendo para distraernos de los pensamientos de nuestra mente, cuando la mayoría de las veces no tenemos que hacer nada. Solo dejarnos fluir con la vida es lo que se nos pide a cada instante.

Nos auto imponemos tareas porque creemos que así tenemos justificado estar vivoas cuando, solo vivir es suficiente justificación de estar vivo.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]