20 (II) La visión de la santidad. II La ofrenda de azucenas.

CAPITULO 20: La visión de la santidad. PARTE II: LA OFRENDA DE AZUCENAS.

1. Se nos pide que observemos todas las cosas que hemos inventado para adorar al cuerpo: joyas, ropas, etc… y que lo hemos hecho para hacer hermoso algo que no tiene valor, el cuerpo es neutro, y nos dice que si reconocemos a nuestro hermano sólo como un cuerpo le estamos ofreciendo espinas en lugar de azucenas y no lo valoramos , no lo vemos cómo realmente es.

2. Los regalos no se pueden dar a través del cuerpo. El cuerpo no puede ofrecer ni aceptar nada. Ni quitar ni poner. Sólo la mente es la que evalúa y decide que quiere dar o recibir.

3. Cada regalo es una evaluación tanto del que recibe como del que da. Depende de donde pongas tu atención. Si te centras en que eres un cuerpo, tus regalos estarán destinados a el y eso es lo que le ofrecerás a tu hermano y es el valor que te concedes tu y le das a tu hermano. Tu hermano es tu Salvador si le ofreces espinas te crucificado y si le ofreces azucenas te liberas.

4. Jesús nos dice que tiene necesidad de azucenas porque el Hijo de Dios no lo ha perdonado..( siempre se nos da la imagen de Jesús crucificado por nuestros pecados) . Si seguimos ofreciendo a nuestros hermanos juicios y culpabilidad, se lo ofrecemos a Jesús porque somos unidad. Si no perdonas a tu hermano, no lo podrás perdonar a el y para eso primero has de observar en donde está puesta tu atención en el hogar del ego (cuerpo) separacion o en la visión del espíritu – unidad.

5. Todavía miras con los ojos del cuerpo y sólo ves espinas. Has pedido ver otra cosa y se te ha concedido. Los que aceptan el propósito del Espíritu comparten Su Visión. El no ve espinas, ve azucenas que brillan en el resplandor de la paz.

6 contempla a tu hermano con otros ojos . Tu ya has perdonado a Jesús. Mientras no veas el regalo de azucenas el no puede usarlo. Mientras no compartas el perdón no podrás usar lo que se te ha dado. La visión del espíritu.

7. Ya gozas de la visión que te permite ver más allá de las ilusiones. Se te ha concedido para que no veas separacion ni culpa ( no veas espinas, extraños ni obstáculos a la paz) tu has pedido la fortaleza para enfrentarte al último obstáculo ( El temor a Dios) y no coronar al Hijo de Dios con espinas .

8. El hogar que has elegido está más alla del velo. No lo verás con los ojos del cuerpo. El conocimiento se encuentra en ti. En el amor no hay cabida para el miedo. Alcemos juntos la mirada con fe y veremos el hogar que compartimos en un estado de quietud y donde vivimos en paz y como uno solo.

9. La inocencia de tu hermano alumbrara tu camino. Permite que sea el quien te salve de tus ilusiones y contemplado con la nueva visión que ve las azucenas del perdón. La Santidad que nos guía se encuentra dentro de nosotros al igual que nuestro hogar.

10. Este es el camino que nos lleva al Cielo y a la paz de la Pascua, donde nos unimos en conciencia a nuestro hermano que se ha liberado del pasado y ha despertado al presente. Ahora es libre.

11. Tu hermano es tu Salvador y tu amigo, a quien tu visión ha liberado. Concederle a tu hermano libertad y fortaleza para que pueda llegar hasta el hogar que os llamo. La lámpara está encendida en ti para que le des luz a tu hermano. Y las mismas manos que se la dieron a tu hermano, te conducirán más allá del miedo al amor.

[Total: 1   Promedio: 5/5]