18 (VIII) EL FINAL DEL SUEÑO – VIII El pequeño jardín.

Lectura del capítulo 18 (VIII) del libro de texto de Un Curso de Milagros: EL FINAL DEL SUEÑO – VIII El pequeño jardín.

El ego te hace cuidar un pequeño jardín cuando es tuyo todo el Reino. Defiendes un mundo de dolor y sufrimiento, de miedo y separación, de odio y rabia; cuando todo eso no es más que un error mental y en realidad el mundo real al que perteneces solo tiene amor, paz y felicidad.

A continuación, por si te resulta necesario, cito el libro de texto para tu comodidad:

1. Estar consciente del cuerpo es lo único que hace que el amor parezca limitado, puesnel cuerpo es un límite que se le impone al amor. La creencia en un amor limitado fue lo que Dio origen al cuerpo, que fue concebido para limitar lo ilimitado. Como podrías tu saber que eres una idea?. Ni siquiera puedes pensar en Dios sin imaginárselo en un cuerpo o en alguna forma que creas reconocer.

2. El cuerpo es incapaz de saber nada. Y mientras límites tu conciencia a sus insignificantes sentidos, no podrás ver la grandeza que te rodea. Dios no puede hacer acto de presencia en un cuerpo y no te puedes encontrar con el ahí. El cuerpo es una diminuta cerca que rodea a una pequeña parte completa y gloriosa.

3. Dentro de ese Reino el ego habita y reina. Para defender esa pequeña Mota de polvo, te ordena luchar contra todo el universo. Ese fragmento de tu mente es tan pequeño, que si pudieses ser consciente del todo del que forma parte, verías que es como el rayo pequeño de sol que pertenece al Sol y la ola que es parte del océano.

4. Pero el Sol y el Océano no son conscientes de que ese rayo y esa ola creen ser independientes del Sol y el Océano y les temen xq creen que los van a devorar… en lugar de ver que son parte de ellos.

5. Así somos la humanidad. Es la extraña situación de los que viven en un mundo habitado por cuerpos. Cada cuerpo parece contener una mente separada y un pensamiento privado, parece estar desconectado del resto, que no pertenece al Pensamiento que lo creo.

6. Al igual que el Sol y el Oceano, tu Ser continua existiendo, sin darse cuenta que ese minúsculo fragmento creer ser tu. Cree estar separado pero en realidad no lo está, es una parte del Todo y el Todo no estaría completo sin ese fragmento pues ya no sería el Todo.

7. No aceptes este nimio y aislado aspecto como tú identidad.el Sol y el Océano no son nada en comparación con lo que tu eres. Este pequeño yo no es tu reino. Elevado como un arco muy por encima de él y rodeándolo con amor se encuentra la gloriosa totalidad, la cual ofrece toda su felicidad y profunda satisfacción a todas sus partes.

8. El amor no sabe nada de cuerpos y se extiende a todo lo que ha sido creado como el mismo. Es completamente imparcial en su dar, y abarca todo únicamente a fin de conservar y mantener intacto lo que desea.

9.El pensamiento de Dios rodea tu mísero Reino y espera ante la barrera que construiste, deseoso de entrar y derramar luz sobre el terreno árido. Y todo aquel a quien le des la bienvenida te brindará el amor del Cielo.

10. Te reconocerás a ti mismo y verás tú pequeño jardín transformarse en el Reino de los Cielos con todo el amor de tu Creador resplandeciendo sobre el.

11. El instante Santo es la invitación que le haces al amor para que entre en tu desolado y pesaroso Reino y lo transforme en un jardín de paz y bienvenida. En el instante santo, le pides al amor únicamente lo que el le ofrece a todos. Al pedirlo todo, recibirás todo. Ningún hijo de Dios está separado de su Paternidad.

12. Puedes estar seguro de que el amor ha entrado ha formar parte de tu relación especial. No podemos darle la bienvenida al amor por separado. Es imposible que conozcas a Dios sin tu hermano al igual que Dios no puede conocerte separado de tu hermano.

13. Has llegado al final de una jornada ancestral y no te has dado cuenta que ya terminó. Aquel a quien has dado la bienvenida ha venido a ti y quiere darte la bienvenida. Su voluntad es que lo conozcas. Sólo un pequeño muro de polvo se interpone entre tu y tu hermano , soplalo y entren en el jardín del amor en unidad.

Besos en el corazón y bendiciones.

[Total: 1   Promedio: 5/5]